Publicidad

Mejor Dar Pan Que Consejos

Alguna vez os he hablado de mi abuelo Blas. Era un rústico campesino de esos de boina clavada hasta las orejas. Pero, el abuelo rezumaba sabiduría y sentido común por los cuatro costados. Yo le visitaba por vacaciones, y siempre lo acompañaba en sus largos paseos. Hablaba poco. Prefería que le contase yo mis cosas. Y, a veces, sólo a veces, me soltaba una de esas frases solemnes que, sorprendentemente, sigo recordando como si me las hubiese dicho ayer mismo.

Esta me la espetó unas Navidades y es toda una filosofía de vida. Me dijo algo así como:

“mira, hijo, en el mundo hay dos tipos de personas: las que, ante la necesidad, dan pan y las que dan consejos. A mi me gustaría que tú fueses de los primeros”.

Lo dicho, toda una filosofía de vida resumida en una frase.

Publicidad

One response to “Mejor Dar Pan Que Consejos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>