Publicidad

LAS RAZONES DE NUESTRA EXTRAÑA CRISIS [¿SERÁ VERDAD!?]

Hace unos días conocí a alguien muy interesante. Le llamaremos Sr. X. No viene al caso dar más detalles. Hablamos de esto y de aquello, y en la sobremesa, alguien lanzó sus dudas sobre la actual crisis mundial, tan extraña como nebulosa en sus causas, por llamarla de algún modo.

Cada cual dio su opinión al respecto. Pero esa persona concreta empezó a desgranar los acontecimientos con una lógica que, al paso de los días, no se me va de la cabeza.

Según explicó, lo que él calificaba de “oportunidad” se empezó a dar con la conocida burbuja inmobiliaria en diversos países, pero especialmente en los EE.UU y su secuela: las subprime.

En los mercados financieros se conocían al dedillo las técnicas “subprime” en las que muchos grandes bancos participan de forma indirecta pero, en ocasiones, más allá de lo que era prudente. Como en aquel momento, eso daba cuantiosos beneficios, todos miraban hacia otro lado.

Pero, de repente, las circunstancias empiezan a cambiar. El petróleo, aparentemente sin muchas razones que lo justifique, empieza a subir y a subir. 75, 80, 85$… Se habla de que puede llegar a los 100$. Los alcanza y supera, sin que los expertos encuentren razones suficientemente justificadas para ello.

Por otro lado, los cereales y otros alimentos básicos también empiezan a aumentar injustificadamente de precio en los mercados de futuros. Tampoco parece que haya razones objetivas que lo justifiquen más allá de la pura especulación. Lo de los biocombustibles parece más una excusa que una razón.

¿Por qué? ¿Para qué?

Lo que sí sabemos es lo que la confluencia de ambas cosas causa: el aumento de los carburantes y de los alimentos básicos provoca en los países occidentales la consecuencia lógica: INFLACIÓN. Y a la inflación sigue, casi como mecanismo automático, el incremento en los tipos de interés. Los tipos de interés repercuten en la morosidad y, por supuesto, eso destapa las “vergüenzas subprimes” de muchos grandes bancos mundiales.

Ese es el momento que algunos, (que según mi amigo el Sr. X tienen la posibilidad de manejar los factores desencadenantes: petróleo y mercados de futuros sobre materias primas) llegan como salvadores de la gran banca mundial, a cambio de una porción del pastel bancario mundial cada vez mayor y más globalizada. Con un poco de suerte, hasta algo cercano al control.

Yo le dije que no era muy dado a las teorías conspirativas. El Sr. X sonrió y me dijo, “te mandaré un link por mail. Sólo uno. Te lo lees y lo vuelves a pensar”.

Era una noticia antigua (de diciembre) y conocida. La publicó la BBC.

Se titulaba El flagelo “subprime” golpea a UBS y de ella extracto:

“En otro coletazo de la crisis inmobiliaria estadounidense -originada en los préstamos impagos en hipotecas de alto riesgo (subprime)- la Unión Bancaria Suiza, UBS, anunció nuevas pérdidas por US$10.000 millones en el valor de sus activos financieros expuestos al sector.”

Para, más adelante continuar:

“El gigante suizo añadió que había recibido una inyección de capital de emergencia de parte del gobierno de Singapur, y ofertas de otros fondos de urgencia de un inversionista de Medio Oriente, que suman unos US$11.000 millones”.

Y acaba la noticia así:

“La ayuda de la Corporación de Inversiones de Singapur no es el primer caso en su especie: el gobierno de Abu Dhabi vertió US$7.500 millones en las arcas del Citigroup a finales de noviembre.
Se cree que el segundo “paquete de emergencia” para el UBS llega del gobierno de Omán“.

Mi reciente conocido X me comentaba que, a veces, las noticias leídas con una cierta perspectiva y distancia acaban tomando un sentido que quizás, en una primera lectura no supimos darle. ¿Será cierto?

El 22 de mayo también en la BBC leo un artítulo tirulado: Petróleo: US$135… ¿burbuja o real? que dice:

El precio del barril tocó los US$100 a principios de año y, con Goldman Sachs a la cabeza, muchos predicen que llegará a los US$200 hacia fin de año.
“La posibilidad de que el precio por barril se sitúe entre US$150 y US$200 en un período de entre seis y 24 meses, es cada vez más probable, aunque es todavía muy incierto saber cuándo el precio alcanzará su punto máximo”, dijo en mayo el informe de un grupo de analistas de Goldman Sachs, liderados por Arjun N. Murti.”

El Sr. X acababa preguntándome: “¿por qué sube el petroleo? ¿Cuál es la razón de que aumenten los precios de los cereales y alimentos básicos?”

He de reconocer que ni lo sé ni lo entiendo.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>