Publicidad

La Virtud de la Patata y la Vileza de la Acción

Si alguien compra o vende patatas, es un honrado comerciante, completamente respetable. Si, por el contrario, compra y vende acciones bursátiles es un vil especulador.

Y yo me pregunto, ¿quién es el artífice de esta línea de pensamiento? ¿A quién le conviene que nos ocupemos de nuestras patatas y que les dejemos en exclusiva las acciones y los mercados? Me gustaría saberlo, aunque intuyo la respuesta.

Quizás sean los mismos que han decidido que es más importante enseñar Filosofía, Historia de la Literatura o Geología a un bachiller [todo ello importante, válgame Dios], pero que se pase la primaria y secundaria sin aprender lo mínimo sobre la gestión eficiente de nuestro propio futuro patrimonio. Eso tampoco parece lógico. ¿No les parece más probable que en ese futuro los colegiales tengan que resolver y gestionar más problemas económicos que filosóficos o geológicos? ¿De verdad es más importante los tipos de cristalización que aprender a negociar con el Banco?

Eso es como declarar [implícitamente] que el común de los mortales no debemos preocuparnos de nuestra salud, y que la abandonemos en manos de los médicos, que para eso están y han estudiado. ¿Lo que no sirve para la salud, sirve para la economía? ¿Acaso deberíamos, en temas de nuestra propia economía, depositar TODA NUESTRA CONFIANZA en los intermediarios financieros, desvelados garantes de nuestro bienestar económico? Así pensaban muchos de nuestros padres y abuelos, y simplemente tomaban lo que les daban.

Ya ven, que preguntas más estúpidas se me ocurren. Casi que me vuelva a cultivar patatas…

Publicidad

2 responses to “La Virtud de la Patata y la Vileza de la Acción

  1. Totalmente de acuerdo. Desde que tengo uso de razón y surge el tema en alguna conversación de mentes calenturientas sienpre digo que no entiendo como puede ser que la gente salga del colegio sin saber hacer la declaración de la renta, por ejemplo, que es algo que cada año hay que presentar, y sim embargo sepamos la vida y milagros de las celulas y sus mitocondrios. Y que conste que a mi la clase de biología me encantaba.

  2. No puedo estar más que de acuerdo en lo tocante a la formación, de hecho considero que la materia de educación para la ciudadanía debería tratar precisamente sobre eso, los conocimientos y competencias necesarias para desenvolverse en el mundo que nos ha tocado vivir.

    Para eso debería incluir nociones de economía, derecho, gestión, psicología, networking, y otras materias, que articulen una formación realmente integral, de cara no sólo al futuro ejercicio profesional, si no al desarrollo personal y como ciudadano.

    Sin embargo eso menoscabaría el poder de una clase política y dirigente que ha hecho de nuestra ignorancia su principal ventaja competitiva y les ha conferido una posición dominante. Y lo que es más importante, favorecería un pensamiento crítico que para nada conviene al que sale beneficiado del pensamiento en masa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>