Publicidad

La Ley de Gresham y [También] del Trading

La Ley de Gresham es uno de los denominados pilares de la economía de mercado. Es un principio según el cual, cuando en un país circulan simultáneamente dos tipos de monedas, ambas de curso legal, y una de ellas es considerada por el público como “buena” y la otra como “mala”, la moneda mala siempre expulsa del mercado a la buena, pues los consumidores prefieren ahorrar la buena y no utilizarla como medio de pago.

El hombre al que debemos tan revelador principio fue sir Thomas Gresham. Este  importante financiero y mercader del siglo XVI notó que, en todas las transacciones que llevaba a cabo, la gente prefería pagar con la moneda más débil del momento y ahorrar la más fuerte, para, llegado el caso, exportarla o fundirla, pues tenía mayor valor como divisa o como metal en lingotes.

De todos modos, la Ley de Gresham ha tenido importantes derivadas. Por ejemplo, en el campo de la Ciencia, cuando alguien se refiere a esta Ley está señalando la creencia de que la mala ciencia produce resultados aparentemente tan buenos como los de la Ciencia, con mayúsculas. Por arte de la Ley de Gresham, las teorías pseudocientíficas pueden a tener tanta o mayor repercusión, popularidad y aceptación que las basadas en el viejo pero fiable método científico. Por poner un ejemplo, ¿quién no ha oído hablar de la posibilidad de que extraterrestres construyeran las Pirámides u otros monumentos de la antigüedad, o de la existencia de la Atlántida como continente perdido? ¿Pruebas científicas? Ninguna; pero la gente parece darles tanta credibilidad como si las tuvieran.

Yo, desde que me acerqué al trading, vivo permanentemente -lo confieso- con un incómodo fantasma de buhardilla que no deja de arrastrar cadenas y ulular por las noches. Y es que, por mucho que lo intento, hay un buen número de postulados y leyes del AT a los que no hay forma de aproximar ni de lejos al método científico. Ninguna prueba ni recuento obtiene nada que podamos calificar de estadísticamente significativo. Y, sin embargo, muchos de ellos son tomados por axiomas indiscutibles entre el corpus de traders, amateurs y profesionales.

Sin embargo, mi fantasma no se acalla si no obtiene respuestas válidas y, como espíritu mourinhizado no para de preguntar “¿por qué?” cada noche y entre lamentos.

Así que pensaba en la Ley de Gresham que no sólo hace pasar por plausible lo descabellado, sino que acaba substituyéndolo y arrinconándolo, aun siendo de mucho menor valor que la verdad que oculta o, precisamente por serlo.

¿Se entiende a dónde quería llegar? Pues eso…

Publicidad

3 responses to “La Ley de Gresham y [También] del Trading

  1. A los grandes les interesa esos axiomas falsos se conviertan en verdaderos publicitandolos(libros, articulos especializados,etc) y la verdad es que funciona, pero para ellos hacer dinero a montañas.
    Solo tenemos que estudiar algunas estrategias muy populares y usadas o figuras o candlestick para ver que se pierde dinero.

  2. tanto se repite que se hace real, si tradeando todos pensamos que un hombro-cabeza-hombro es siempre igual, al poner nuestras estrategias en marcha crearemos como grupo esa figura sin saberlo, aunque realmente los factores que hayan llevado a esa figura no tengan nada que ver con los sitemas de analisis, ademas teniendo en cuenta que cualquier cosa pueda afectarlo, realmente esas figuras que se forman yo los llamaria patrones de grupo o algo asi pues pienso que un buen analisis deberia empezar por la psicologia del grupo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>