Publicidad

El Único PC Nuevo Es El del Gerente, Pero No Lo Usa

He recibido algún interesante retorno sobre mi último post sobre la productividad y su relación con la escasa propensión a invertir en medios y métodos en la empresa española, ni ahora ni cuando soplan vientos favorables. O, incluso, menos entonces, porque te espetan cosas como “si ganamos dinero es porque lo estamos haciendo bien, ¿o no?

La verdad es que el título resume algo que es conocido dentro de la infonomía como la Primera Ley de Shipman, que viene a decir algo así como: “Las capacidades TIC están inversamente relacionadas con el rango jerárquico dentro de la organización”.

En las pequeñas empresas, el título no es un chiste, sino una triste realidad. El gerente tiene el único equipo moderno y, generalmente, no sabe ni usarlo. Dice que no tiene tiempo. Pero, ahí está. Debe jugar unos solitarios alucinantes, pienso yo muchas veces mientras, si me lo han pedido, busco software que corra sobre el viejo equipo de administración la facturación y la contabilidad.

Pero lo más triste es que este efecto se da en la misma proporción en las medianas y grandes organizaciones. Lo más habitual es que las personas que menos utilizan el ordenador [y en muchos casos, también con menor destreza digital] tengan asignadas las mejores máquinas disponibles. La razón es que la calidad de los equipos TI [de todos ellos, ahora con especial repercusión en los nuevos dispositivos móviles, que se asimilan a artículos de lujo] es una fuente de estatus en las organizaciones.

Eso tiene como consecuencia que quienes más y mejor provecho les sacarían no son los poseedores de los mismos, sino los trabajadores de los pisos inferiores. Pero, intentar convencerles de ello sería tan estúpido como inútil. Como antes dijimos, se trata de una cuestión de estatus.

Así, en muchas organizaciones la mayor capacidad de proceso está en manos de quien no sabe, no quiere o no tiene tiempo de utilizarla.

Esto que les cuento, todos los empleados lo saben. Si es usted directivo y no me cree, salga de su despacho, baje un par de plantas y vea con qué están trabajando. Ya sabe, se llama Primera Ley de Shipman y es prácticamente un axioma.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>