Publicidad

El Diablo Del Último Tren

Así le llamo yo a uno de mis viejos enemigos íntimos, aunque creo que lo es de casi todos, al menos en nuestros principios. Es esa ansiedad que te atrapa cuando la vela traspasa la resistencia y la ves crecer de manera casi incontenible. “¡Se va, se va sin remedio!” piensas, “¡se escapa y no volverá!” y te lanzas locamente a comprar a mercado. En mi caso era como si un diablillo burlón me sacase la lengua desde un último vagón tras el que yo corría sin poder nunca alcanzarlo.

Eso que puede pasar en un minuto, en una hora o en un día, invariablemente acaba siempre del mismo modo: compramos y, no sabemos por qué extraño embrujo, la cotización se frena, la vela se gira y empieza el descenso. ¡Compramos en máximos! Y ahí estamos, empapelados, en bajada y con cara de tontos. Y el maldito diablo muerto de la risa.

Entonces te das cuenta que no era el último tren y que el demonio burlón, ese que siempre opera en nuestra contra, te ha vuelto a timar.

No hay últimos trenes. Jamás los hay. Siempre hay otro buen momento para comprar. Y si ese tren se fue, no corras tras él y espera al próximo. A mí me costó aprenderlo. Pero, al final, ese pequeño diablillo acabó enjaulaulado. Sigue gritando, pero he aprendido una palabra mágica para hacerlo callar: “pull back

Publicidad

9 responses to “El Diablo Del Último Tren

  1. Ok, pero mi pregunta es….. y como saber si el pull back va a tener un buen empuje como para que resulte beneficioso, o sea comprar en el punto más bajo y que suba lo suficiente para reportar ganancias???

  2. Esa respuesta es muy fácil: NO LO SABRÁ NUNCA!! Ni usted, ni yo, ni NADIE :-)
    Nadie sabe lo que va a pasar. Quizás ocurra o quizás no. Quizás gane su equipo, le toque la lotería y esa vecina tan guapa del quinto se le insinue. Pero, ¿cómo saber si todo o parte de ello va a pasar?
    Lamento esta respuesta tan sincera, pero es que yo soy así de franco :-)

  3. Nos dicen que los españoles estábamos viviendo por encima de nuestras posibilidades, vale, pero díganme que currito ha hecho tal travesura, porque si un obrero, un trabajador por cuenta ajena no puede cambiar sus retenciones y paga sin poderse escaquear, si por el contrario se mete en gastos que no pueda cubrir, le quitarán, pues responde con su patrimonio todo aquello que deba y con intereses, podía seguir pero para no hacerlo tan largo me quedo aquí.
    Un empresario por el contrario puede cambiar su desgravación , aumentando sus gastos , haciendo ver que tiene menos ingresos de lo esperado o simplemente gastando más, comiéndose los recursos de otros y así cuadrar sus cuentas para pagar menos.
    Y yo les digo cuantos empresarios se han comido las indemnizaciones de sus empleados y ahora quieren que el despido sea gratis. Cuantos empresarios han metido en un fondo estas indemnizaciones?. Los empleados antiguos son el motor de las empresas, dado que son los que enseñan a los nuevos operarios las técnicas y las dinámicas de trabajo. Así que cuando digan que los españoles han vivido por encima de sus posibilidades, que den los nombres y apellidos porque es fácil de averiguar quiénes han sido los que han dilapidado y se han comido los recursos de los trabajadores. Solo hay que mirar que empresas tienen fondos de sus trabajadores para cubrir las contingencias por despido.
    Para avanzarles alguna idea, si crean este fondo cuando el trabajador se jubile no tienen que pagar indemnización y ese dinerito se lo puede quedar el empresario e invertirlo en su empresa como mejor sepa, si no sabe mucho de inversiones, pues que se lo como vale?, pero no lo gasten antes, que así nos vá a todos.
    Señores empresarios ustedes exigen cuando pagan y piden incluso que se les trate con respeto, hagan ustedes lo mismo y respeten al obrero que es el valor más importante para una empresa, y al igual que no gustaba este país cuando se cruzaba uno con los guardias, que primero te pegaban y luego preguntaban , pregunten primero que deben de hacer, y después no peguen ni ahoguen a la clase trabajadora y sean responsables señores no quieran que venga un caudillo a solucionar lo que ustedes no han sabido hacer.

  4. Vaya, parece que la manifestación ha pasado por mi blog. ¡Qué honor! :-)
    Quizás fue porque esta mañana puse un twit que decía: “En pleno siglo XXI, me da que tenemos Sector Empresarial del s. XX, Sindicatos de s. XIX, Administración del s. XVIII y Justicia del XV“. Que el Sector Empresarial esté todavía en el S. XX es una crítica, no un elogio. Lo digo por si no lo ha entendido. Y, con todos los demás, ni le cuento. Lo pienso sinceramente y me reafirmo.
    Firmado: Un obrero de la clase obrera en busca de un representante sindical que no viva de los presupuestos del Estado.
    Para que no haya dudas: estoy más cerca de los indignados que de ese conglomerado de apoltronados.

  5. Mis disculpas Blai5, el motivo de mi comentario no ha sido otro
    que el exponer ideas que tenía en mi cabeza y es cierto que tocaba el comentario por el día de hoy y esta ha sido mi manifestación, yo no coincido tampoco con los sindicalistas y si creo en el trabajo y en los trabajadores.
    Espero que algún empresario se dé por aludido y cambie sus pensamientos.
    Un saludo

  6. Huelgan las disculpas. Completamente de acuerdo en la mayor parte de las cosas que dices. Hoy he hecho un RT de un Twit de Santiago Niño [catedrático de economía] quien, una vez más, declaraba que los sindicatos harían bien en dejarse de manifestaciones para tirar atrás las reformas y exigir MAYOR CONTROL FISCAL para todos y en todos lados. Estoy completamente de acuerdo con eso.
    Mis disculpas para tí. Pensé que eras una especie de “piquete” y también me equivoqué.
    Entre tú y yo, aspiro a ser de las juventudes de los “yayoflautas” barceloneses. Unos cracks!! :-)

  7. Totalmente de acuerdo con el post. Muchas veces nos centramos en indicadores, señales, etc, y no prestamos la suficiente atención a la parte psicológica, que es incluso más importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>