Publicidad

COMPROMISO, PRODUCTIVIDAD Y SCALPING EMPRESARIAL

Hace días que le doy vueltas al ver las terroríficas cifras de paro. ¿Qué hace a nuestro país diferente? ¿Por qué al menor atisbo de crisis las empresas “largan” a sus trabajadores como si estuvieran caducados o cierran puertas? Bien, da que pensar.

A los trabajadores se les pide compromiso y productividad, y se les presenta como ejemplo modelos de países vecinos. De esos modelos sería bueno importarlo todo, y no sólo parte. Está claro que en Alemania, Francia o Italia muchas empresas también sucumben ante la crisis pero, entonces, ¿por qué las cifras de paro en España son mucho más elevadas? 

Parecería que a los trabajadores hispanos nos llega la exigencia, pero no la contrapartida. Porque, ¿no sería exigible también a las empresas el compromiso y la productividad? El compromiso para que la PRIMERA medida en muchos gestores nacionales NO sea la de aligerar plantilla y adelgazar departamentos.

¿Qué tejido empresarial tenemos que sale huyendo despavorido ante la crisis? ¿Sólo saben gestionar la bonanza económica? ¿No habría que exigir también a empresarios y directivos mejor gestión en tiempos de crecimiento? Las demandas de compromiso y productividad hechas a los empleados en épocas de escandalosa ostentación por parte de empresas y directivos deberían tener AHORA reciprocidad, y no la tienen. No se puede pasar de alardear de metros de eslora a la suspensión de pagos, sin solución de continuidad. Después de años de escandalosos beneficios, ¿no han sido capaces de crear una estructura empresarial que les permita soportar el primer vaivén después de un largo crecimiento mantenido por encima de la media europea? ¿Qué tipo de empresarios son esos?

Compromiso y productividad, sí; pero para todos. Si empresarios y directivos se apuntan a eso y a la responsabilidad, estaremos en camino de solventar el problema. Porque, vistas las cifras de consumo, los empleados de este país no parecen confiar en el compromiso de sus empleadores para con ellos.

Tengo la impresión de que en España, hablando del empresariado y haciendo un símil bolsista, son pocos los largoplacistas y la mayoría hace scalping empresarial.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>