Publicidad

Bogart y el Dominó: Mis Verdades Sobre el Trading

Hay poca verdad en los mercados y NULA en la actividad del trading.

De hecho, como ya he publicado en alguna ocasión, opino que la principal función de los Mercados es la de GENERAR CONFUSIÓN para ocultar los datos relevantes. Ya que, según las propias reglas del Mercado, la verdad debe existir como variable en el sistema, los mercados generan una cantidad ingente de ruido para ocultarla. Los pocos que son capaces de reconocerla e identificarla son los únicos que se enriquecen.

Descubrir, aislar y categorizar la escasa verdad fluyente y filtrar el ruido y la mentira [deliberada o no] es algo que merece la categoría de RETO. ¡Me encanta! Me siento como una mezcla a partes iguales del Sam Spade en “El Halcón Maltés y del John Forbes Nash novelado en “Una Mente Maravillosa”, escribiendo sobre los cristales los principios del Equilibrio de Nash y de la Teoría de los Juegos.

Me gusta el trading especialmente porque considero a los Mercados como el sistema de información humano más complejo jamás creado y eso es un DESAFÍO APASIONANTE. Todo el tiempo que le dedico me sirve sobre todo para, de cuando en cuando, encontrar una nueva forma de plantear el análisis de la información mi propio trabajo diario. Es mi propio laboratorio de ideas.

Para mí, el trading es un juego estadístico donde las certezas no existen y sólo se trabaja con probabilidades. Para entendernos, para mí es más parecido al Póker o al Black Jack [o al dominó, en versión más hispánica] que a la ruleta o a la lotería, e intentaré explicarlo.

Si estuviéramos ante un juego de azar puro como la lotería, todo se basaría en la suerte. Todos tenemos las mismas opciones al comprar un número y acertar el premio mayor no tiene mayor mérito. Le toca a quien le toca y si juegas más, tienes proporcionalmente más probabilidades.

Pero convendremos todos que, independientemente del oponente, en un juego como el dominó [o la mayor parte de juegos de cartas, como los antes enunciados] un jugador novel tiene muchas menos opciones de ganar que uno experimentado. ¿Quiere eso decir que el experimentado ganará siempre? Tampoco. Está el factor azar sigue presente en las bazas que se le presenten en cada partida y momento. La diferencia es que, con ellas en la mano, sabe gestionarlas mejor que el novato. Incluso sabe cuándo es conveniente NO jugar y dar una mano por perdida.

Por eso mi orientación es analizar los mercados desde el punto de vista de la gestión de la información, del mismo modo que intentaría entender cómo gestiona sus fichas un experimentado jugador de dominó, sean las fichas que sean las que le llegan a la mano.

Para los mitómanos, recordar la más famosa frase de la antes mencionada película “El Halcón Maltés“, esa donde Bogart, encarnando como nadie al duro detective Sam Spade sentencia que la estatuilla del halcón “está hecha del material con que se fabrican los sueños”. Casi como si hablase del trading, ¿verdad?

Pues nada más ajustado a la realidad y a la relación verdad-mentira antes mencionada. La más famosa frase de la película no aparece en el libro de Hammett y la tomaron prestada de La tempestad, de Shakespeare.

No encuentro una mejor alegoría a todo lo dicho. :-)

Publicidad

One response to “Bogart y el Dominó: Mis Verdades Sobre el Trading

  1. Saludos,
    Qué gran verdad, conincido totalmente contigo, hay quienes intentan hacer del trading una verdad absoluta y estna muy, pero muy lejos de la verdad, por ello me ha gustado mucho la comparación entre el poker, el BJ y el dominó y el trading, y por el contrario desligarlo de la ruleta donde el azar es quién predomina. Es un gusto leerte, muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>