¿OTRO BLOG MÁS? ¿PARA QUÉ?           

La Red y la blogosfera está repleta de buenos blogs de Bolsa. ¿Por qué, entonces, otro más? Y, ¿por qué precisamente éste? La razón es que la mayor parte de los blogs están escritos por expertos y analistas financieros, cosa que yo no soy, ni pretendo. Yo puedo ayudar algo en saber cómo sacar mejor partido a las herramientas informáticas que están en nuestra mano. Saber utilizar correctamente los gráficos, el cálculo del riesgo, la información disponible y algún truco de viejo especialista en el manejo de datos. 

Aquí pretendo agrupar entradas sobre temas diversos, pero intentaré ordenarlas bien por categorías para que puedas encontrar aquellas que te puedan interesar, desde trucos y utilidades relacionadas con ProRealTime o Visual Chart, ideas sobre trading, consejos de e-trading [trading desde tu casa y con tu PC], preguntas frecuentes sobre mis herramientas e indicadores y seguramente algunas más.

Todo son datos y más datosY, ¿por qué el punto de vista de un programador puede ayudar a alguien a entender el funcionamiento y reglas básicas de la Bolsa? La respuesta a esta pregunta imagino que se justifica precisamente en mi profesión.

Para programar es básica la capacidad de entender y yo he tenido que ejercitarla y desarrollarla durante muchos años. Para diseñar una rutina todo programador debe comprender el proceso y ser capaz de identificar las partes básicas de las que está compuesto. Después, todo es fácil. Tanto si hay que diseñar un programa para gestionar un proceso industrial o una modesta zapatería, todo se basa en descomponer los procesos complejos en sus unidades más simples. Simplificar para entender y así, poder replicarlo en una rutina de ordenador.

Todo [incluso la Bolsa] tiene su lógica simple, si sabemos encontrarla. Eso nos ayuda a establecer reglas matemáticas con las que manejarnos con cierta seguridad en el mercado, evitándonos tropiezos y accidentes.

La Bolsa es una, pero como el reloj, tiene dos lados, uno complejo y otro más simple. Pretender presentar la Bolsa sólo por el lado de sus manecillas es razonable, sin por ello pretender ocultar que por el otro la maquinaria que la mueve requiere años de estudio y, quizás después de ellos, acabaría igualmente fuera de nuestra comprensión.

Por eso mi mayor respeto y consideración hacia todos los profesionales y especialistas en la materia, con los que ni aspiro a competir, ni pretendo enmendar.

Mi mirada sobre la Bolsa puede parecer peculiar: para mí es un complejo sistema de información, y me esfuerzo en mirarla sólo así.