Publicidad

A quien no quiere ir…

“A quien no quiere ir, todas la bajadas le parecen subidas”. Provervio popular.

Mi abuelo Blas era hombre de campo; rústico, pero sabio. Él, con un punto de amargura, siempre se incluía dentro del “gente de pocas letras“, pero disponía de un amplio arsenal de dichos y expresiones de las que echar mano para dar un veredicto sabio, conciso y certero para cada situación.

Yo creo que, ante esta encrucijada económico-política en la que nos encontramos, mi abuelo aplicaría esta expresión a la actitud de muchos políticos, que saben lo que hay que hacer pero que se resisten con todas sus fuerzas a hacerlo. Y por eso estamos como estamos y ahí seguimos.

Hay algo peor que no saber que hacer: tenerlo claro pero no querer hacerlo.

Es como estar mirándose la herida, sabiendo que se va a infectar, y no querer aplicarse alcohol porque pica…

Publicidad

One response to “A quien no quiere ir…

  1. Muy bueno.
    Me recuerda a otro proverbio de formulación parecida, pero con un significado un poco diferente: “Para el que no sabe adónde va, ningún viento es favorable”.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>